Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual

 

ROSA BLINDADA EDICIONES

Colección de poesía

 

Jorge Eliécer Ordóñez MuñozCUERPOS SOBRE CAMPOS DE TRIGO

 

En esta forma celular del cuerpo la polilla del instante pierde las alas y con los dientes carcome la madera; no consciente del acto de traición devora el cuerpo huésped. En la cadena alimenticia, en la corpofagia que practican los seres de los distintos reinos de la naturaleza, la celulosa de la madera nutre a la polilla para que migre a comején. Como en el verso: “apenas una mancha, un transitorio olvido/ un paramecio sin palabras” (Cuerpos soñados IV). Paramecio es el organismo microscópico unicelular de forma ovalada que habita en aguas dulces estancadas, con cilios (pelos como los tiene un pincel que deja ondas de pintura en el lienzo, en forma similar al trazo practicado por van Gogh y el postimpresionismo) que le permiten desplazarse y capturar las bacterias de que se alimenta.

Eleazar Plaza

 

Carlos Fajardo Fajardo. ÍNSULA DEL VIENTO

 

Y de nuevo la lámpara frotada con vehemencia y profunda pasión, y van llenando el recinto, el padre, los hermanos, las cosas cotidianas en la urdimbre del hogar. Como en un juego concéntrico, la ciudad contiene al barrio, el barrio a la casa, la casa a sus seres, sus seres a sus emociones, evocaciones y atmósferas. Lares y manes pueblan esta Ínsula del viento.

Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz

 
 

Hernando Guerra. RESTAURACIÓN DEL FUEGO

 

La poesía de Hernando Guerra, sea en verso libre o en prosa poética, pero siempre con un notable ritmo, mantiene una sorprendente unidad de forma, pese a las variaciones del tiempo. Es evidente su predilección por la brevedad, que no parece caprichosa sino que obedece a una concepción propia de la poesía y la palabra, como si el acto creador fuera una trasgresión necesaria que debe ser minimizada. En esta tradición, los silencios y el vocabulario testimonian que el poeta no pretende sorprender por la ampulosidad del lenguaje. La grandeza del poeta se encuentra en la fidelidad a una única poesía. Ninguna de sus poesías, ni siquiera la totalidad de ellas, lo dice todo. Y sin embargo, cada poema habla desde la plenitud de una poesía única a la que constantemente regresa.

Guillermo Eduardo Pilía

 


Edgar Ruales OrtizLA PALABRA QUE NOMBRA

 

La poética de Edgar Ruales es una mirada que hace luz y un silencio de espejos –para recurrir a sus mismas fuentes– y alcanza, creo yo, mayor eficacia cuando se aleja del repentismo, tan cercano al gracejo de la oralidad, y se refugia en la imagen, sobria, silenciosa de afectos y efectos especulares: “la piola del viento la sostiene” (Cometa de agosto), “el agua de un árbol es un ruido que suena lejos” (El fruto más grande), “Buceo en otros sentidos tratando de encontrarte” (Tú tienes el poder).

Mirada/luz, silencio/espejos: dos vertientes en esta antología, la primera directa, festiva, irónica, con toda la carga agridulce que conlleva; son poemas directos, contundentes, escasos de metaforización, alusivos a la cotidianidad coloquial.  La segunda, sinestésica, bordeando la imagen del silencio -que es palabra medida-, cruzada con el sentido visual, se levanta como un  árbol al pie de la fuente para  llenarse de agua y de sombra: su fruto mayor, La Poesía.

Y la Poesía, con mayúscula en estos tiempos minúsculos cuando los valores de cambio se imponen sobre los valores de uso, arroja su sombra , es decir su impronta sobre los lectores -cómplice, quienes nos conmovemos frente a la cometa de agosto que debió esperar hasta diciembre, o bajo el árbol que, estremecido por la voz del poeta, nos regala sus mejores frutos. Este juglar contemporáneo que pastorea árboles de montaña y palabras migratorias, con la misma pasión con que produce humus e inventa llanuras entre agrestes declives, nos ofrece ahora una selección de sus poemas. Qué grato, bajo la sombra de su "Samanía Aperta"  acercarnos a sus sílabas, piedras prehistóricas y angulares en el gran río de la Poesía.

Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz

 


Antonio ZibaraLAS FORMAS PREVALECEN

La poesía de Antonio Zibara nos recuerda el calidoscopio de la infancia, a cada vaivén entre las manos, las figuras adentro se acomodaban de forma diferente; todas las lecturas eran posibles, todas ciertas en la sincronía, todas potenciales en la diacronía.

Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz

 


Álvaro Neil Franco ZambranoTEMBLOR DE ISLA

Temblor de Isla, yegua primitiva, imágenes que solo el fuego irracional del deseo, como punta de lanza, de esa llama triple (amor, sexualidad, erotismo) dispara el acontista. No otra cosa es el guerrero del amor: un delirante que en las tardes sale a dispararle dardos a las nubes, a inventariar crepúsculos, a solazarse, como un Narciso irredento en el espejo líquido de su creación corpórea, pero ante todo, verbal.

Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz

 

 

                                                                                                 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Diseño y Desarrollo Web Colombia
Cali - Colombia

 

Wednesday the 18th. Custom text here.