Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual

 

Walter Tello

 


 

Maritza Uribe de Urdinola

LA POLÍTICA Y EL ARTE

 

La Primera Bienal Americana de Artes Gráficas ha puesto de nuevo sobre el tapete el viejo tema de si son o no compatibles la política y el arte. Es decir, sí tienen valores artísticos perdurables las obras que se basan en temas políticos, o si no sobrevivirán en más que el momento que relatan. Sobre tan difícil problema han opinado algunos críticos de arte, de cuyas versiones recojo solamente tres, con la suficiente autoridad para que nos sirvan de guía en el interesante debate.

El español Vicente Aguilera Cerni quien fue Jurado de la pasada Bienal de Coltejer, en reportaje concedido al artista colombiano Samuel Montealegre, dijo: "Hay tres posiciones en la América Latina: la corriente cosmopolita, la corriente tradicionalista vinculada a posiciones tradicionales y una, que es muy fuerte, de arte social, de denuncia de una situación socio-política. Esto lo tuvimos en cuenta los tres que formábamos parte del Jurado o más bien el italiano y el español que sí teníamos conciencia más viva de lo que puede ser el problema del subdesarrollo, el problema de la gente que pasa hambre y de la violencia, porque estas cosas las conocemos directamente. El Americano era un Americano y estaba pensando siempre en términos de tendencias y de galerías y de cosas de esas muy americanas.

“Nos planteamos el siguiente problema: o bien dirigir los premios hacia un lenguaje inmediato, social, o bien señalar una actitud mental a largo plazo. Optamos por la segunda tesis. Nos dimos cuenta, o yo por lo menos, que los elementos contestatarios de esos países y particularmente de Colombia, adoptan una actitud con usa carga de tipo afectivo y de tipo sentimental y, consecuentemente, de tipo ‘irracional’ tan fuerte, que era absolutamente necesario situar, enfocar las cosas hacía un comportamiento mental que aunque en ese momento fuera abstracto y careciera de significado, condujera hacia procesos de tipo racional y de tipo no emocional, de tipo técnico y frio. Cuando nosotros promovíamos una actitud de tipo racionaly tecnológico, intentábamos crear una situación; intentábamos llevar su exactitud mental no hacia regiones de tipo emocional y en definitiva arbitrario, sino hacía actitudes técnicas porque hasta la revolución necesita una técnica".

Galaor Carbonell, bien conocido en nuestros medios, a propósito de los premios concedidos por el Jurado en la Primera Bienal Americana de Artes Gráficas y sobre la orientación seguida por ese Jurado, comenta; "EI Jurado de la Bienal de Cali tuvo que plantearse estos interrogantes una y otra vez.Es aparente que premiaron la segunda opción, es decir, la que persigue el efecto político inmediato y es aparente que trataron de influir en la premiación aquellas obras que ofreciesen 1a garantía de que seguirían gozando de vigencia después de transcurrida 1a coyuntura que las habíaoriginado, Por lo menos así lo demuestran los premios dados al grabado de Antonio Roda y al dibujo de José Balmes de Chile. En ambos casos son obras deprimerísima calidad en las que 1a presencia de lo político juega un papel armónicoy prácticamente indistinguible de 1o clásico".

El hecho real y evidente, a propósito de esta Bienal, es que la denuncia política fue la predilecta en la mayoría de 1a obra de los colombianos. Casi lo mismo ocurrió con los otros latinoamericanos, lo que no se observa en la colaboración norteamericana. Robert Nelson, uno de los Jurados, lo explicó así: "Es cierto que los dramas sociales, las guerras, conmueven la sensibilidad del artista. Pero no hay que olvidar al hombre, sus propias inquietudes, su angustia, que es tan importante como el conturbado ambiente exterior que nos rodea. Desde el momento en que el artista empezó a crear inició su protesta y en toda obra de arte la encontramos, así carezca de un mensaje político".

¿Llegará el Arte Latinoamericano, como la literatura, a tener una sola orientación, producto de la difícil etapa que estamos viviendo? Puede que sí, aunque siempre quedarán los aislados, que encontrarán en su propio mundo, o en el de su fantasía, la forma de expresión. La obra de arte lo será cuando llene los requisitos indispensables para ello, no importa de dónde saliera o dónde se originen sus fuentes de inspiración.

Occidente, agosto de 1971, reproducido en Cali/71 Ciudad de América —Entre Proyecto y Realidad—. Curaduría: Katia González y Alejandro Martín, La Tertulia, Año 50, No. 1, Cali, jueves diciembre 15 de 2016.

 


Miguel González

FRIDA KAHLO

 

En 1955 el pintor Diego Rivera constituyó un fideicomiso irrevocable con el Banco de México, cediendo en beneficio su herencia, uno de cuyos rubros es la casa de Coyoacán, actual museo Frida Kahlo, inaugurado el 12 de julio de 1958. En esta residencia nació, vivió y murió la artista, y fue también escenario de significativos hechos, entre los que se destacan el albergue a León Trotsky, quien llegó al puerto de Tampico en enero de 1937 como huésped de los Rivera hasta mayo de 1939. En 1938 André Bretón visitó México, conoció las pinturas de Frida y estuvo en la Casa Azul; en ese año escribió su conocido texto Frida Kahlo de Rivera1; época en que la artista mostró su trabajo individualmente en Nueva York2. Al año siguiente Breton y Marcel Duchamp3 se apersonaron para exhibir sus cuadros en París4. Pero la casa de Coyoacán es también una referencia del lugar más permanente donde la artista produjo y en el que es preciso hallar los elementos que la alimentaron: esculturas y cerámicas prehispánicas, diversas manifestaciones de la artesanía popular, algunos vestidos y joyas, el valioso y revelador diario ilustrado con viñetas, parte importante de sus retratos y autorretratos, la colección de pinturas anónimas centroamericanas de los siglo XVII y XIX, su lecho de enferma y el estudio con el último cuadro (un retrato inconcluso de Stalin), además de la colección de otros artistas: cuadros cubistas de Rivera, paisajes de José María Velasco, dos gráficas de José Clemente Orozco y trabajos de Tanguy, Klee y Duchamp.

El arte de Frida Kahlo es inseparable de ese entorno en el que reconstruyó pedazos sentimentales de un México selecto, al tiempo que es fácil advertir su condición intelectual burguesa. Elementos que le permitieron una introspección que se vio animada por las ideas libertarias del comunismo, el surrealismo y el psicoanálisis, pensamientos universales que ella supo dominar bajo su égida de nacionalismo y sofisticación, no exenta de una dosis deliberada de ingredientes naif.

Frida Kahlo (1907-1954) contrajo matrimonio con Diego Rivera en 19295, a quien había conocido cuando los dos eran miembros del partido comunista mexicano, a través de la actriz, fotógrafa y modelo ítalo-mexicana Tina Modotti.

Frida ya pintaba y había elegido este oficio como la actividad más importante de su vida. Rivera era la figura más prestigiosa del muralismo mexicano, rival de José Clemente Orozco y amigo de David Alfaro Siqueiros. A su llegada de Europa pasó a formar parte del programa de gobierno que el intelectual y ministro de Educación José Vasconcelos se había trazado, inspirado en la política cultural línea Lunacharsky, dispuesto no sólo a proporcionar una alfabetización masiva, sino el debido patrocinio oficial a las artes. Vasconcelos aspiraba a un arte con características de grandiosidad, al tiempo que épico y con los ingredientes nacionalistas exaltados. Rivera estaba dispuesto a ilustrar esas ambiciones, o, como lo describen Laura Mulvey y Peter Wollen: "El objetivo de Rivera fue revertir la corriente de la historia del arte, de manera que en vez de que lo exótico o lo primitivo alimentara el arte europeo, sucediera lo contrario: que las lecciones del arte europeo que él había traído consigo alimentaran la tradición nativa mexicana"6. La actitud de Vasconcelos era la afirmación del pensamiento post-revolución mexicano, que aspiraba a consolidarse con base en un rotundo sentimiento de lo nacional, punto de partida para la nueva filosofía. El porfiriato se había apoyado en valores feudales y había permitido la intervención imperialista y neocolonial. La propuesta nueva del gobierno de Obregón se oponía a esos postulados; entre otras consideraciones luchó por arraigarse en lo prehispánico y en las culturas populares, antes no consideradas o rechazadas.

El muralismo mexicano fue moderno, monumental y americano. Rivera se remontó hasta los frescos del Giotto y se dejó seducir por diversos aspectos de las obras de Gauguin y Cezanne; aprovechó, asimismo, su conocimiento directo del cubismo. Lo interesante del trabajo opuesto de Frida Kahlo es su marcada diferencia. Cuando se acude a este último término no se puede dejar de aludir a la condición sexual y a la dicotomía hombre-mujer, cuyas virtuales oposiciones encontramos en los ejemplos tan cercanos como distantes de Rivera y Kahlo. La respuesta en áreas inmensas, épicas, públicas, historicistas y demás caracteres de un arte cívico, se puede tomar como un signo de la masculinidad, que se diferencia de lo íntimo, lo existencial, lo doméstico y lo suspicaz, que correspondería a un concepto femenino.

Las primeras experiencias visuales las consiguió Frida Kahlo en su propio hogar. Guillermo Kahlo7, su padre, de origen judío-húngaro-alemán, fue un destacado fotógrafo en México. En 1925 recibe clases de dibujo del grabador Fernando Fernández. Se conservan trabajos manuales suyos fechados desde 19158 y dibujos realizados a los quince años9. Pero su producción artística continuada parte de 1926, cuando se decide por la pintura como su actividad mayor, la cual desarrolla durante veintiocho años consecutivos.

La vida física de Frida Kahlo va a servir de soporte argumental para sus cuadros. Ella se encargará de narrarla y espiar esos sucesos en pinturas realistas y narrativas, que no dejan de ser símbolo y alegoría. En 1916 sufre un ataque de poliomielitis10 y a los quince años se produce el accidente que la hará una enferma crónica11. Estos dos hechos colaboran a estimular su fantasía; a los seis años "tuvo una amiga imaginaria que acabó por convertir en su confidente y compañera predilecta. La amiga danzaba y se movía con agilidad asombrosa y Frida aprendió a imitar todos sus movimientos"12. Continuando con esas casualidades mágicas, el accidente de 1925 entrega otra vez a Frida la imagen de bailarina impedida: "Entre los restos del vehículo agonizaba, cubierta de sangre y polvo de oro que alguien llevaba y, roto el envase, se extendió sobre su cuerpo. ¡La bailarina!, decía la gente". El grito vuelve a través de los años a su memoria, a sus cartas: "Anoche soñé que bailaba en un gran teatro desierto...", "sólo me gusta la música del pueblo, los corridos, o esa que yo quisiera bailar..."; "en ese hospital la muerte baila en las noches alrededor de mi cama"13. Al morir, Frida Kahlo había soportado cerca de treinta operaciones, abortos naturales y otros inducidos por orden médica, y sobrevivido a varios intentos de suicidio, que la hicieron exclamar. "Asesinada por la vida". En 1954, cuatro meses antes de morir, anota en su diario: "Me amputaron la pierna hace seis meses, se me han hecho siglos de tortura y en momentos casi perdí la razón. Sigo sintiendo ganas de suicidarme. Diego es el que me detiene por mi vanidad de creer que le puedo hacer falta". Lo importante de ese itinerario macabro, tortuoso y desafiante es la reconstrucción minuciosa que va ocurriendo en los grandes argumentos de su pintura, apoyada tanto en el fortalecimiento de su narcisismo como en los violentos episodios ocurridos por una cura sin reposo y el "yo soy la desesperación", que consignó en su diario.

El fuerte de su propuesta lo estableció narrándose ella en distintos períodos, lo cual reconstruye una larga expedición por un mundo interior que, si bien está consignado en una autobiografía conmovedora, morbosamente incorpora diversos intereses culturales. Entre los pintores que la fascinaron se contaban el Bosco, Bruegel y el aduanero Rousseau, de quienes recibiría influencia conceptual y formal. Al tiempo se apasiona por el arte popular mexicano, desde las gráficas de José Guadalupe Posada hasta los Judas y cerámicas de la artesanía autóctona, pasando por exvotos y retablos coloniales y republicanos que confieren a su producción ese aire hierático y culto, punto de partida para la especulación sobre sí misma, mezcla de concentrado realismo y arte fantástico.

Frida Kahlo resolvió sus propias concepciones acudiendo a los planos medio y general. Aunque existen otras cuyo acercamiento al rostro parecen adentrarse aún más en el empeño de contar emociones íntimas. Su rostro, masculino y femenino al tiempo, no pasa fácilmente desapercibido, aunque a menudo va trazándose objetivos trascendentes al amarrar, trenzar, soltar su cabello, hasta llegar a podarlo, como en el Autorretrato con el pelo cortado (cortándose el pelo con tijeritas) de 194014, o enjoyándose ese pelo y rostro hasta volver tensas las comisuras, o penetrante la mirada que se abre definitivamente en Gaviota15, o se vuelve tercer ojo en Calavera16, o con el retrato de Diego. Lágrimas, clavos, flores atravesaron su faz para querer comunicar estados psicológicos y revelar el drama interior. Ampliando el fervor descriptivo están los autorretratos de cuerpo entero que relacionan su enfermedad —a manera de suplicios cristianos—, a] tiempo que otros la remiten a las fuerzas vitales, su propio origen y los dualismos Eros-Tánatos, belleza-horror, martirio-redención.

De allí que cuadros como Las dos Fridas (1939), La columna rota (1944), La venadita (1946) sean zonas abiertas para la especulación de múltiples lecturas. Su elección también incluyó retratos de sus amigos, naturalezas muertas y alegorías de la vida y la muerte, redondeando una producción pictórica motivada tanto por el recuerdo de aquellas cosas sucedidas (y exaltadas) como por el deseo de las imposibles.

Frida Kahlo logró pintar y compaginar este oficio con todas las otras actividades de su vida. Pudo irradiar a su alrededor el poder personal con un gusto al parecer insobornable. La ornamentación de la casa se refleja en el decorado de ella misma como una escultura viviente, que hace recordar a los santos de vestir, presentes en la imaginería colonial. Esta actividad excéntrica y poética se debió en parte al ocultamiento necesario de su cuerpo y al fervor con que iba introduciendo en su vida y en su obra todo el legado del arte popular. Ese icono humano impactó a los que la conocieron y pudieron apreciarla como un ente original. Vanity FairHarper's Bazaar y Vogue celebraron su aparición, tanto de alternativa en la concepción de un mundo para la moda como en el oficio de pintor. Bretón la estimuló para la presentación de sus muestras individuales al tiempo que le abrió la posibilidad de vender sus cuadros. A pesar de que muchos de los más importantes museos y galerías norteamericanos habían exhibido sus trabajos en exposiciones colectivas17 el arte y la personalidad de Frida Kahlo parecían estar injustamente relegados al olvido internacional, ya que solamente en México se producían biografías, artículos y testimonios sobre su obra18.

En 1976 apareció un célebre escrito de Hayden Herrera en la revista Art-Forum19, premonitorio de su muy completa, apasionante y reveladora biografía editada en 1983. Frida. una biografía de Frida Kahlo, que ha contribuido a un entusiasmo universal provocado igualmente por todo el clima a favor del realismo fantástico, el mirar al pasado, los movimientos feministas, y su misma condición de artista tan cautivante para cualquier disciplina profesional, tanto de potencial estético como humano e inequívocamente morboso. Frida Kahlo fue probablemente genio. Igualmente mujer, artista, bisexual, activista política y co-protagonista de un movimiento plástico como el muralismo mexicano, de inusitada importancia en el desarrollo del arle en nuestro siglo. El director mexicano Paul Leduc acaba de llevar al cine su vida20. Esperamos que el fervor por un arte de espejo contagie definitivamente múltiples audiencias.

 

NOTAS

Después reproducido en el libro Le Surréalisme et la Peinture (1945).

Galería Julien Levy.

En el Museo Frida Kahlo se conserva el cuadro Mujer desnuda bajando por una escalera, reproducción hecha por Duchamp de su obra homónima (32 cm x 20 cm).

Galería Renau y Colle.

En 1939 se divorcia y el 8 de diciembre de 1940 vuelve a casarse. Rivera tenía 54años y Frida, 30.

Frída Kahlo y Tina Modotti. Museo Nacional de Arte. Catálogo, p. 98. México, 1983.

Frida Kahlo pintó un retrato de su padre y colocó en él una leyenda que alude a su epilepsia. Retrato de don Guillermo Kahlo, 1952. Óleo sobre lienzo, 62 cm x 48 cm. Museo Frida Kahlo.

Casita, bordado en petit point, y Charola de Rosas, óleo sobre tela, 40.5 cm de diámetro, sin fecha, exhibidos en la Exposición Nacional de Homenaje, 1977, Ciu­dad de México. Palacio de Bellas Artes.

Teresa del Conde, "La pintora Frida Kahlo", revista Artes Visuales, Museo de Arte Moderno, México, octubre-diciembre, 1974.

10 A los seis años tuve poliomielitis. Desde entonces recuerdo todo claramente. Pasé nueve meses en cama. Todo comenzó con un dolor terrible en la pierna derecha, desde el muslo hacia abajo. Me lavaban la pierna en una tinita con agua de nogal y pafiitos calientes. La patita quedó muy delgada. A los siete años usaba bolitas. Al principio supuse que las burlas no me harían mella, pero después sí me la hicieron, y cada vez más intensamente". Citado en el libro de Raquel Tibol, Frida Kahlo, crónica, testimonios y aproximaciones, página 26, ediciones de Cultura Popular, México, 1977.

11 ...el choque nos brincó hacia delante y a mí el pasamano me atravesó como la espada a un toro. Un hombre me vio con una tremenda hemorragia, me cargó y me puso en una mesa de billar hasta que me recogió la Cruz Roja. Perdí la virginidad, se me reblandeció el riñón, no podía orinar y de lo que yo más me quejaba era de la columna vertebral. Nadie me hizo caso. Además, no se hacían radiografías". Raquel Tibol, libro citado, pp. 30 y 32.

12 Frida Kahlo pintora, Teresa del Conde. Catálogo Frida Kahlo Exposición Nacional de Homenaje. Instituto Nacional de Bellas Artes, México, 1977.

13 Un testimonio sobre Frida Kahlo, Alejandro Gómez Arias, Catálogo Frida Kahlo, y Tina Modotti, p. 80. Museo Nacional de Arte, México, 1983.

14 El cuadro tiene la siguiente inscripción: "Mira que si te quise fue por el pelo; ahora que estás pelona ya no te quiero". Pertenece a la colección de Arte Moderno de Nueva York, óleo sobre tela, 40 cm x 28 cm.

15 Autorretrato, dibujo dedicado a Marta R. Gómez, lápiz sobre papel, 38.5 cm x 32.5 cm, 1946. Colección particular, México.

16 Pensando en la muerte, 1943, óleo sobre masonite, 63 cm x 61 cm. Colección particular, México. Diego y yo, 1949, óleo sobre tela pegada sobre masonite, 28 cm x 22 cm.

17 Golden Cate International Exhibition, San Francisco (1940). Boston Institute of Contemporary Arts, Modern Mexican Painters (1941). 20th Century Portraits, or­ganizada por Monroe Wheeler. Museum of Modern Art (1942), Mexican Art Today, Philadelphia Museum of Art (1943). Un autorretrato se incluyó en 1940 en la mues­tra Women Artist en el espacio de Peggy Guggenheim Art of this Century Gallery (citado en su libro Confesiones de una adicta al arte).

18 En 1953 se celebró una exposición importante de sus trabajos en la Galería de Arte contemporáneo; en 1977, la Exposición Nacional de Homenaje, ya citada; en 1983, la célebre muestra Kahlo-Modotti. Raquel Tibol ha escrito dos biografías, recopila­ción de una serie de artículos. Teresa del Conde, Laure Mulvey y Peter Wollen tie­nen estudios sobre la artista.

19 Hayden Herrera. Frida. A biography of Frida Kahlo. Harper Colophon Books, New York, 1983. Sobre su experiencia homosexual en las páginas 43,198-199, 370, 400.

20 Frida. Protagonista, Ofelia Medina. Largometraje, 16 mm, producción mexicana independiente, 1985.

 

Miguel González, LATINOAMÉRICA, visiones y miradas, Feriva, Cali, 2005, pp, 129-135; Revista Arte en Colombia, Bogotá, 1986.

 


 


 

Exposición Biblioteca Departamental

 

 

"FIGURACIÓN CONTEMPORÁNEA" 

Inauguración jueves 1 de Junio de 2017 Hora: 7:00 pm 

Domo Biblioteca Departamental de Cali "Jorge Garcés Borrero"

Entrada libre del 1 -30 Junio 2017 

 

 

 

 


 

 

                                                                                                 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Diseño y Desarrollo Web Colombia
Cali - Colombia

 

Saturday the 22nd. Custom text here.