Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual

 

 


 

III Encuentro Internacional Itinerante de Poetas de América

Con participación de poetas de Rosa Blindada

Jorge Eliécer Ordóñez MuñozEdgar Ruales Ortiz

Carlos Fajardo Fajardo

INVITAN

Casa de Montalvo de Ipiales, Casa de la Cultura Núcleo del Carchi, Gobierno Autónomo Descentralizado del Cantón Tulcán, Gobernación de Nariño, Colectivo Cultural Cincel, Alcadía de Ipiales

Homenaje al Dr. Luis Enrique Fierro

Ipiales-Tulcán

28, 29 y 30 de Junio de 2017

 


 

Lanzamiento de “Restauración del fuego” poemario de Hernando Guerra

Lugar: Biblioteca DepartamentalJorge Garcés Borrero, Auditorio Jorge Isaacs

Cali, Cl. 5 # 24A - 91

Fecha: Miércoles 30 de agosto

Hora: 7 p.m.

Invita: EscritoresVallecaucanos.com / Presentación Conversatorio # 29: Nuevos Libros de Escritores Vallecaucanos

 


 


 

ANTOLOGIA DE POETAS “IBAGUÉ EN FLOR”

 

Miryam Castillo Monsalve

EL INFINITO PEREGRINO

 

¿Soy mago, hereje, hechicero?

el desenfreno del espíritu

me llevó

al cielo de la ciencia.

La revelación

a caminar el firmamento

en días de mar

en la tierra del viento

la fuerza surge

con gritos de mi sangre

salpicando las estrellas.

 

Luz Mary Giraldo

SILENCIO PARA VIVIR

 

Pido silencio para vivir la flor y el fruto

un viaje de palomas

y peces que dancen en el agua.

Pido silencio

y se ahoga la paz en cada esquina

golpea el dolor en el sitio del recuerdo

y el hijo apaga su lámpara bajo la muerte aliterada.

Silencio para vivir

y retornan mensajeros sin sueño

palomas sin un ramo de olivos otean el horizonte

donde la voz es un clamor

una triste elegía que viene del diluvio.

Para vivir

para escuchar el murmullo escrito en tantas páginas

y  encontrar los ojos perdidos desde siempre

para buscar la paz

y mirarla de frente

si es que existe.

 

Eduardo Mendoza Carmona

EL TORERO TRIUNFADOR

 

Un día le dijo a su madre que partiría de casa para triunfar en la vida, su meta: salir por la puerta grande de la plaza y en hombros de la multitud. Lo que nunca se imaginó fue que sus palabras se hicieron realidad: entró por la puerta grande del penal y en brazos de la policía.

 

Nelson Romero Guzmán

POEMA N° 30

 

La ciega Narcisa enloqueció y dijo: “Estoy en el paraíso”. Ese lugar no existía, hasta que la alucinada lo pronunció, y alguien tomó papel y pluma para escribir su viaje, y para meternos en este embrollo.

No se llamó Eva, se llamaba Narcisa, loca y ciega. Nombre bastante usado en la época de las grandes alucinaciones: la serpiente, la manzana, el engaño, el trabajo, el destierro. Alguien escribió mal su versión para condenarnos.

En un inquilinato, Narcisa padeció la peor de las crisis de su mente: se vio salir por las costillas del hombre.

En ese tiempo trabajaba de jardinera. Las aves la querían, y una vez se enamoró la ciega, hasta que el mismo amor la arrastró, y su mente se fue dando tumbos de hospicio en hospicio, la muchacha pobre, la jardinera.

Al nombrarla nos burlamos de su noche.

Si algún lugar de verdad fuera el Paraíso, sería una clínica de enfermos mentales, donde estuvo asilada Narcisa.

Lo demás es la falsa versión del psiquiatra del génesis.

 

Edgar  Trejos

PUDO  SER

 

Aposentada en sosiego
el alma al cabo de sus huellas
con inexplicable tristeza
desde la colina de los años ve
el velo de un dolor dormido que retorna:
Lo prometido al ser
es una lejana tarde nunca olvidada,
una montaña de primaveras presagiadas,
un  secreto vuelo de remordimientos hoy,
un alud de voces que castigan
por lo que pudo ser
eso que estuvo a mano, a flor de piel,
un viento de eternidad que se dejó partir
así, sin más,
y su incesante latido duele,
de pronto,
como nunca en la vida.

 

Adriana Henao

BALANCE     

 

Bien parada al filo de mi vida

te miro de frente, sin miedo.

Jugué según las cartas fueron echadas,

pero desafié cada ronda

en busca del as que me llegara por gracia,

y lo obtuve.

 

La vida me recibió entre sus aspas

y se fue llenando mi cantera de recuerdos,

de rostros, de la simplicidad elemental de los momentos.

 

Aspiré todos los vientos y

fuertes tormentas me abrazaron.

Me sumergí en la noche ciega

y aprendí el silencio.

 

En la perenne soledad se trenzaron insondables los días

y se vistió de llanto seco cada otoño.

Me hice caminos y transité por ellos con dolor mustio.

 

Y en la línea del tiempo de tu risa me detuve;

eché mis anclas al borde de tu piel

y tejí con sus hilos mi refugio.

 

Héctor Zapata

HEREJÍA


Ahora que tu voz, olor a ausencia
se cuela en las hendijas de mi noche
y huye huracanada tu boca
del deseo en verde-azul que me delata

Ahora que tu fiel locura toda me niegas
y mi nombre impronunciable
deja de andar inmerecido por tus sueños

Ahora que sé que en tus venas
no soy trueno ni canción
y el frío viento de tu fuga
se instala soberano
como el sordo silencio del adiós.

Ahora entonces
puedo hacer el inventario final
el último ritual decididamente solo
para dejarte aquí
en la eterna hondura de lo que no fuimos
y beberte toda
al amparo de mi herejía.

 


Mauricio Vidales

LA POESÍA, PROPUESTA DE RESISTENCIA ACTIVA

X ENCUENTRO DE POETAS EN MOGUER (HUELVA)

“Hay que dar ocasión a lo mejor para que se revele y prevalezca sobre lo peor.

Los pueblos han de tener una picota para quien los azuza a odios inútiles;

y otra para quien no les dice a tiempo la verdad”.

JOSÉ MARTÍ

Palabra de viento sur. Palabra hilada por el rítmico palpitar de los corazones que destilan coraje ante la injusticia y la desfachatez de los poderosos que se doblegarán ante el amor a la vida y la verdad que nos convoca. Palabra ungida de vino y rasgueo de guitarra, en abrazos que renuevan el aliento y la esperanza; palabra fraterna y clara, sin la banal pretensión de la gloria y el flash en los altos salones. Palabra con luz propia, sin superfluas luces de neón ensalzando su silueta; palabra auténtica sin poses, desmesurada y franca; altiva pero generosa; beligerante y nunca desdeñosa.

Palabra que cifra su estatura en la vergüenza ética que nos impide el silencio sospechoso ante la ignominia que padecen millones de seres sobre la tierra. Palabra libertaria que sólo calla para escuchar el rumor del mar, la risa suelta de los niños, la guitarra que allana los caminos y le acompaña en la noche de los sueños para renovarse y volver de nuevo a enfrentar en el día a día los rigores de la época. Desde la crudeza que nos permita reconocer el caudal de variantes, de estrategias para derrotar al enemigo; a los portadores del odio que se ceba en los desposeídos, como manifestación de su profundo desprecio por la vida y enfermiza adoración al poder con todas sus aberraciones. Éste es el espíritu de la palabra que construyen decenas de mujeres y hombres que no sucumben ante el endeble pero seductor andamiaje de los escaparates, de los reflectores que perfilan el abismo de la conciencia. Espíritu no conquistado por los honores disfrazados con toga y birrete postulando una verdad de cucaña, falsos reductos de ideas contaminantes, alejadas de la realidad que sin pudor reproducen los pseudoprofetas instaurados en las confortables recámaras de la metáfora pétrea, del artificio superfluo. Espíritu no rendido a la ornamentalidad como derroche que evidencia en su práctica misma la postura depredadora que nos remite a los mercados que imponen el consumo desenfrenado como paradigma de éxito.

La palabra que nos tocó la fibra en los frescos patios blancos de Moguer por estos cuatro días y sus noches –que desde ya anuncian futuros encuentros– es aquella que sin ambages ni arandelas, sin afeites, aunque cargada de poderosas dosis de agudeza y de belleza ‘real’, va tejiendo. Tejiendo como hormiga arriera sutiles redes de solidaridad, de resistencia, de aprendizaje, de entrega, de generosidad sin límites, de incesante reflexión y estudio del mundo, del cosmos, del ser humano y su realidad. Salud, Antonio Orihuela, por esta década de entrega a tu inapelable destino de agitador de sueños colectivos, que sin duda cada año sumará nuevos camaradas que acompañarán y continuarán tu noble labor, tu alto destino, poeta de Moguer.

 

Link https://www.diagonalperiodico.net/culturas/la-poesia-propuesta-resistencia-activa.html

 


 

Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz (Poeta participante)

POETAS DEL TIEMPO

Primer Encuentro Internacional de Poetas Germán Cardona Cruz

UCEVA. TULUÁ

IX Festival de la Imagen y la Palabra

Primer Encuentro Internacional de Poetas 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Tuluá, corazón del Valle del Cauca, la Uceva le apostó a la Poesía y salió victoriosa, todo porque a ese terco gestor cultural y poeta llamado Omar Ortiz Forero se le ocurrió reunir a un grupo notable de poetas, colombianos unos, de varios países de Nuestra América, otros, para urdir una fiesta con palabras, una tertulia permanente con versos, música, eventos culturales, y ante todo, una atmósfera de fraternidad humana y tranquilo regocijo entre los participantes y el público que acompañó el evento de principio a fin.

Las galas de Poesía en el Centro Cultural Gustavo Álvarez Gardeazábal de la Universidad Central del Valle, los recitales en diversos centros educativos de Tuluá, fueron de gran altura. Escuchar en vivo la buena poesía que se está escribiendo en México, Panamá, El Salvador, Nicaragua, Argentina, Ecuador, Puerto Rico, Colombia, nos reconcilia con la literatura y con la vida. Corroborar la voz consagrada de Juan Manuel Roca, celebrar los versos, pero también el humor y el cálido desparpajo de Miguel Méndez Camacho –poeta homenajeado– en diálogo con la joven y vibrante poesía de Javier Alvarado, los ecos ecuatoriales de Cristian Avecillas, los tonos y ritmos asordinados de nuestras poetas Orietta Lozano y Elvira Alejandra Quintero, unidas a la fuerza verbal de lúcidas mujeres: Ivone Gordon, Araceli Mancilla, Clara Mercedes Arango, Marisol Briones, Pep Pepio, Alejandra Echeverry.

Qué grato volver a saludar a David Cortés Cabán, tan cortés, tan sereno y tan poeta, a José Luis Tahua, a quien no veía hace ya varias danzas, a Víctor López Rache, desde las lecturas a orillas de un lago, frío y nocturnal, a Sergio Antonio Chappe, buen amigo desde antes de conocerlo, a Francisco Trejo, ensimismado, pero cerca, a Edgar Hernán Ramírez, viajero contra el viento, a Guillermo Eduardo Pilía, en su noche de tangos, a Humberto Avilés, evocando a Darío y a Cardenal, en una retrospectiva de Managua.

Fue un festival sobrio, en el amplio sentido de la palabra, en contravía a la opinión popular que caracteriza al poeta como a un consentido de Dionisios. Se realizaron visitas a sitios emblemáticos del Valle del Cauca: Museo Rayo, Hacienda El Paraíso, Museo de la Caña de Azúcar o Piedechinche; lugares que son por sí mismos poemas visuales. Poblaciones cercanas como Buga, Zarzal, Roldanilo, Bugalagrande, tuvieron la fortuna de escuchar a los poetas, compartir con personas de diversas generaciones, intercambiar y dedicar sus libros, dialogar en torno a los motivos, temas y tendencias de la creación poética.

Lo más rescatable quizás, corroborar una vez más que aún, en esta época de redes sociales, mensajes frívolos y efímeros, incomunicación flotante, disfrazada de abundancia, por la sobredosis de mensajes de todo tipo, la Poesía, como una princesa oriental, sobria y silenciosa, con elegante y espontánea sencillez, sigue calando en las comunidades humanas. Las cosas tienen vida propia, ha dicho Melquiades, ese gitano montaraz, con manos de gorrión, que nos fundó García Márquez: sucede que hay que despertarles el ánima. Eso hizo el Primer Encuentro Internacional de Poesía, Germán Cardona Cruz, en Tuluá.

Vimos muchachas y muchachos, acompañados de acuciosos profesores, escuchar atentos y emocionados a los poetas, preguntarles sobre lo divino y lo humano, y claro, como los poetas tenemos las redes ancladas en la infancia, batirnos hombro a hombre, en ese territorio mágico de los orígenes. Vimos personas mayores, aplaudiendo con los ojos húmedos y corazones leves, volando sus mariposas amarillas en los recintos del poema. Vimos a hombres y mujeres, asesores y cómplices de Omar Ortiz, siempre atentos, solícitos, con el humor en bandolera, orientando los caminos, tomando fotos, nominando ríos, bosques, montañas, ofreciendo presentes, compartiendo caramelos, en suma, blindando la poesía, desde el limo hasta el dintel, en el museo, en el auditorio, en el restaurante, en el bus, la recepción o el templo. Poesía de a pie para hombres y mujeres pedestres, poesía de aire para espíritus voladores, sin alfombra y sin cometas, poesía de nube y de piedra, para el pasajero del día, la vendedora de frutas y el encantador de felinos. Poesía para el hombre aferrado a su silla de ruedas, la voz quebrada y el corazón de bichofué bebiéndose la tarde. Vimos en Zarzal a un perro hermafrodita, de raza furiosa, deambulando por el parque, con sus tetas y su pene, mirando con desdén el mendrugo que le acercó una de nuestras poetas.

En la orilla de un río, con bañistas felices y muchachos irresponsables arrastrados por sus ondas inofensivas, se clausuró el evento. Hubo boleros y música antillana. Aracelli Mancilla, de México pidió la Pollera Colorá y la bailó con nítido entusiasmo. Omar Ortiz y Juan Manuel Roca brindaron con todos por el nacimiento de El árbol de los Ahorcados, primer poemario de Sergio Antonio Chiappe, de nuestra editorial Rosa Blindada Ediciones. Pensé en Lêdo Ivo y su Infancia Redimida: La alegría la acaba de crear este poema/ aunque sea trágica e íntima de la muerte/ la vida es un reino, la vida es nuestro reino/. El rostro del poeta corroboró esos versos.

A la medianoche retomamos la otra realidad. El auto serpenteando por calles solitarias, con sombras humanas y semihumanas: habitantes de la noche y de la calle, simulando lechos que actualiza un corrido: de piedra ha de ser la cama, de piedra la cabecera… los perros vagabundos, los gatos poco domesticados, el olor descompuesto de algún caño que fue río, los semáforos oscilantes, los rumbeaderos atestados, y nosotros, como emisarios de alguna palabra, pescadores nocturnos en el tráfago del auto, que recibe y emite señales en clave, pitos entrecortados, sinfonía maltrecha que navega entre los neones, los maniquíes y un enervante olor violeta. En esos meandros también habita la Poesía. De esas y otras minucias hablarán los poetas en el próximo Encuentro.

 

                                                                                                 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Diseño y Desarrollo Web Colombia
Cali - Colombia

 

Thursday the 22nd. Custom text here.