Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual

 

Jorge Eliécer Ordóñez Muñoz (Poeta participante)

POETAS DEL TIEMPO

Primer Encuentro Internacional de Poetas Germán Cardona Cruz

UCEVA. TULUÁ

IX Festival de la Imagen y la Palabra

Primer Encuentro Internacional de Poetas 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Tuluá, corazón del Valle del Cauca, la Uceva le apostó a la Poesía y salió victoriosa, todo porque a ese terco gestor cultural y poeta llamado Omar Ortiz Forero se le ocurrió reunir a un grupo notable de poetas, colombianos unos, de varios países de Nuestra América, otros, para urdir una fiesta con palabras, una tertulia permanente con versos, música, eventos culturales, y ante todo, una atmósfera de fraternidad humana y tranquilo regocijo entre los participantes y el público que acompañó el evento de principio a fin.

Las galas de Poesía en el Centro Cultural Gustavo Álvarez Gardeazábal de la Universidad Central del Valle, los recitales en diversos centros educativos de Tuluá, fueron de gran altura. Escuchar en vivo la buena poesía que se está escribiendo en México, Panamá, El Salvador, Nicaragua, Argentina, Ecuador, Puerto Rico, Colombia, nos reconcilia con la literatura y con la vida. Corroborar la voz consagrada de Juan Manuel Roca, celebrar los versos, pero también el humor y el cálido desparpajo de Miguel Méndez Camacho –poeta homenajeado– en diálogo con la joven y vibrante poesía de Javier Alvarado, los ecos ecuatoriales de Cristian Avecillas, los tonos y ritmos asordinados de nuestras poetas Orietta Lozano y Elvira Alejandra Quintero, unidas a la fuerza verbal de lúcidas mujeres: Ivone Gordon, Araceli Mancilla, Clara Mercedes Arango, Marisol Briones, Pep Pepio, Alejandra Echeverry.

Qué grato volver a saludar a David Cortés Cabán, tan cortés, tan sereno y tan poeta, a José Luis Tahua, a quien no veía hace ya varias danzas, a Víctor López Rache, desde las lecturas a orillas de un lago, frío y nocturnal, a Sergio Antonio Chappe, buen amigo desde antes de conocerlo, a Francisco Trejo, ensimismado, pero cerca, a Edgar Hernán Ramírez, viajero contra el viento, a Guillermo Eduardo Pilía, en su noche de tangos, a Humberto Avilés, evocando a Darío y a Cardenal, en una retrospectiva de Managua.

Fue un festival sobrio, en el amplio sentido de la palabra, en contravía a la opinión popular que caracteriza al poeta como a un consentido de Dionisios. Se realizaron visitas a sitios emblemáticos del Valle del Cauca: Museo Rayo, Hacienda El Paraíso, Museo de la Caña de Azúcar o Piedechinche; lugares que son por sí mismos poemas visuales. Poblaciones cercanas como Buga, Zarzal, Roldanilo, Bugalagrande, tuvieron la fortuna de escuchar a los poetas, compartir con personas de diversas generaciones, intercambiar y dedicar sus libros, dialogar en torno a los motivos, temas y tendencias de la creación poética.

Lo más rescatable quizás, corroborar una vez más que aún, en esta época de redes sociales, mensajes frívolos y efímeros, incomunicación flotante, disfrazada de abundancia, por la sobredosis de mensajes de todo tipo, la Poesía, como una princesa oriental, sobria y silenciosa, con elegante y espontánea sencillez, sigue calando en las comunidades humanas. Las cosas tienen vida propia, ha dicho Melquiades, ese gitano montaraz, con manos de gorrión, que nos fundó García Márquez: sucede que hay que despertarles el ánima. Eso hizo el Primer Encuentro Internacional de Poesía, Germán Cardona Cruz, en Tuluá.

Vimos muchachas y muchachos, acompañados de acuciosos profesores, escuchar atentos y emocionados a los poetas, preguntarles sobre lo divino y lo humano, y claro, como los poetas tenemos las redes ancladas en la infancia, batirnos hombro a hombre, en ese territorio mágico de los orígenes. Vimos personas mayores, aplaudiendo con los ojos húmedos y corazones leves, volando sus mariposas amarillas en los recintos del poema. Vimos a hombres y mujeres, asesores y cómplices de Omar Ortiz, siempre atentos, solícitos, con el humor en bandolera, orientando los caminos, tomando fotos, nominando ríos, bosques, montañas, ofreciendo presentes, compartiendo caramelos, en suma, blindando la poesía, desde el limo hasta el dintel, en el museo, en el auditorio, en el restaurante, en el bus, la recepción o el templo. Poesía de a pie para hombres y mujeres pedestres, poesía de aire para espíritus voladores, sin alfombra y sin cometas, poesía de nube y de piedra, para el pasajero del día, la vendedora de frutas y el encantador de felinos. Poesía para el hombre aferrado a su silla de ruedas, la voz quebrada y el corazón de bichofué bebiéndose la tarde. Vimos en Zarzal a un perro hermafrodita, de raza furiosa, deambulando por el parque, con sus tetas y su pene, mirando con desdén el mendrugo que le acercó una de nuestras poetas.

En la orilla de un río, con bañistas felices y muchachos irresponsables arrastrados por sus ondas inofensivas, se clausuró el evento. Hubo boleros y música antillana. Aracelli Mancilla, de México pidió la Pollera Colorá y la bailó con nítido entusiasmo. Omar Ortiz y Juan Manuel Roca brindaron con todos por el nacimiento de El árbol de los Ahorcados, primer poemario de Sergio Antonio Chiappe, de nuestra editorial Rosa Blindada Ediciones. Pensé en Lêdo Ivo y su Infancia Redimida: La alegría la acaba de crear este poema/ aunque sea trágica e íntima de la muerte/ la vida es un reino, la vida es nuestro reino/. El rostro del poeta corroboró esos versos.

A la medianoche retomamos la otra realidad. El auto serpenteando por calles solitarias, con sombras humanas y semihumanas: habitantes de la noche y de la calle, simulando lechos que actualiza un corrido: de piedra ha de ser la cama, de piedra la cabecera… los perros vagabundos, los gatos poco domesticados, el olor descompuesto de algún caño que fue río, los semáforos oscilantes, los rumbeaderos atestados, y nosotros, como emisarios de alguna palabra, pescadores nocturnos en el tráfago del auto, que recibe y emite señales en clave, pitos entrecortados, sinfonía maltrecha que navega entre los neones, los maniquíes y un enervante olor violeta. En esos meandros también habita la Poesía. De esas y otras minucias hablarán los poetas en el próximo Encuentro.

 

                                                                                                 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Diseño y Desarrollo Web Colombia
Cali - Colombia

 

Wednesday the 18th. Custom text here.