Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual

 

Edgar Ruales Ortiz

¿FEMINISMO LINGÜÍSTICO?

 

El feminismo lingüístico hace carrera, lo grave puede ser que se alimente de prejuicios machistas que ambos sexos llevan en un mundo pensado desde una heterosexualidad a veces intransigente, siempre maniquea. Lo usual es concebido como heterosexual, de heteros diferente (diferente sexo). Las palabras mediatizan lo que nombran; esto significa que lo pueden nombrar sin su presencia o sin que tenga existencia tangible. También significa que las palabras no coinciden puntualmente con lo nombrado. Otra naturaleza tienen las palabras, no la naturaleza de los objetos. Son formas significantes de un intangible abstracto que nos permiten relacionarnos a través de sus significados o sentidos. Existe una diferencia semántica entre estos dos términos: como significado se distingue el significado codificado en los diccionarios, común a todos los usuarios de una lengua, y sentido es el significado ocasional que depende del contexto o interpretación de los hablantes o lectores en un momento dado o situación comunicativa. Cada contexto consiste básicamente en la relación in situ de tres aspectos fundamentales para la inteligencia de los enunciados: el aspecto físico o captación, el dominio de los significados y la relación comunicativa...

El lenguaje no representa directamente la realidad. Los géneros lingüísticos representan convenciones normativas establecidas en la lengua. Lengua es a su vez, un conjunto de normas. Masculino, femenino son los nombres de dos categorías es decir dos conceptos y por lo tanto asexuados. El hombre, ser humano, sea ella, sea él, habita en ese bípedo andrógino que seguimos siendo a pesar de las diferencias o, mejor, por ellas. Ser esto: hombre; o esto: mujer es una sola cosa en dos formas o cuerpos que difieren en algunos puntos más que en otros, aunque en lo que menos se difieren sorpréndanse macho-feministas es en la sexualidad. En el sexo la diferencia es natural, como en la reproducción o continuidad obligada de la especie lo natural a la inmortalidad pero en la "sexualidad" no sólo no somos diferentes, sino complementarios. El mito platónico, ese poema de la búsqueda de la otra mitad para fundirse en el amor, sigue vigente. "El lenguaje no dice lo que dice" nos enseñó Lacan. Los significantes María, Pedro, ella, él, nosotros, vosotros no siempre significan puntualmente (biunívocamente) hombre o mujer, ellos, ellas. Nosotros como los seres allí presentes en determinado momento del habla: María, Pedro, él, ella, nosotros, vosotros, ellas, ellos como palabras significan masculino, femenino, singular y plural pero toman un sentido según el contexto en que se digan.

Si en una reunión donde haya hombres y mujeres la ponente diga nosotros estamos aquí para discutir la reforma de los estatutos de la organización etc., ese nosotros no es masculino ni femenino en ese contexto, es un pronombre que se refiere al colectivo. Decir nosotros y nosotras es un uso innecesario y excluyente además de un "desconocimiento del uso del lenguaje articulado".

 

Tomado de Textos Pertinentes, S.M.A. p. 4.

 

                                                                                                 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Diseño y Desarrollo Web Colombia
Cali - Colombia

 

Saturday the 23rd. Custom text here.