Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual Rosa Blindada - Revista virtual

 

Luis Alberto Londoño

LOS VIAJEROS Y EL PAISAJE

El paisaje de Yumbo fue descrito por viajeros que estuvieron en la Nueva Granada y años más tarde en Colombia. Son los casos de las crónicas de Isaac Holton y de Felix Serret. Holton fue un ingeniero que llego a la Nueva Granada a estudiar la flora tropical; sin embargo, dada su condición de hombre universal que observaba con interés las costumbres y el paisaje de estas tierras describiendo objetivamente los aspectos de su viaje.

Permaneció varios meses en el valle del Cauca y estuvo en Yumbo, aproximadamente en los primeros meses de 1854.

Este viajero realizó un viaje de Cali a Vijes en compañía de un señor Triana con el propósito de visitar unas minas de cal, cobre y de oro. Este viaje comenzó en Cali, pasó por el Puente Ortiz, del cual se expresa con elogios por tan "magnifica construcción". Luego relató que entraron en un llano abierto en donde se descubrió un cobertizo hecho con techo de guadua.

Para eso cortan las guaduas en dos y a lo largo las ponen una al lado de la otra, con la parte cóncava hacia arriba, desde la parhilera hasta el alero, y luego sobre los bordes adyacentes de cada una colocan las otras mitades, con la parte cóncava hacia arriba, de tal manera que la lluvia no pueda escurrirse por entre lasguaduas (1).

Antes de llegar a la hacienda Arroyohondo, por el camino público que va a Vijes se encontró en un cenagal, que según él, sólo los había visto en el Quindío y en las orillas del río Cauca.

Después llegamos al cenagal más espantoso... una vez lo crucé de noche y nunca había sentido tanto miedo en todos mis viajes. Gustosamente me enfrento a precipicios, toros bravos, ladrones, serpientes, y no a uno solo de estos tremedales (2).

Los cenagales pudieron haber sido efecto de una ola invernal en los primeros meses del año, marzo, abril. Los cenagales seguramente estaban localizados entre las haciendas de Menga y Arroyohondo. A la última hacienda llegaron al anochecer:

Por la noche en la hacienda de Arroyohondo, donde me recibieron (siendo un extraño a quien había cogido la noche) con toda hospitalidad que siempre se encuentra en cualquier casa o choza en esta nación donde prácticamente desconoce las negativas, "la dulce tierra del sí" como alguien ha llamado (3).

Continuando con su viaje relata que a dos millas estaba la población de Yumbo y más hacia el norte, había una hacienda en las estribaciones de la cordillera en donde hay una calera que junto con la de Vijes, eran las dos únicas que existían en la región. También relata que en Yumbo se sorprendió al ver un pájaro parecido a una golondrina que llamaban tijereta porque en su cola tiene dos plumas en forma de tijera. De igual forma, hizo comentario sobre el garrapatero. Al llegar al punto donde se cruzan los caminos públicos que van para Buga (Paso de La Torre), la hacienda de Mulaló y para Vijes; Holton continuó por el camino que conduce a Vijes llegando a la hacienda de San Marcos, propiedad de la familia Vergara desde tiempos de la colonia.

No seguí por ninguno de ellos sino que me fui a la hacienda de San Marcos, que queda a un rincón de la cordillera, donde vive una familia muy agradable (4).

Estando en esta hacienda subió por el curso de la quebrada de San Marcos, cordillera arriba, aproximadamente tres millas, en donde apreció la firmeza de los terrenos y la posibilidad de construir un camino carreteable que mejorara la comunicación con la bahía de Buenaventura. En estos terrenos encontró cuarzo y oro.

Aquí hay abundantes venas de cuarzo y algunas auríferas vi también caídas de agua, las primeras que encontré en el valle del Cauca (5).

Es sorprendente la visión de este viajero y su conocimiento sobre diversos temas. Había escuchado que unos cilindros del trapiche de la hacienda Arroyohondo eran de cobre "tal vez sacado de la mina que hay en cercanías de Vijes, más exactamente en Mulaló”. Al cruzar la información que nos ofrece Holton con la información del inventario de bienes del hijo del Alférez Real Nicolás Caicedo Hinestrosa, Bartolomé Caicedo, dueño de la hacienda de Mulaló, realizado en el año 1770 encontramos similitud. Los bienes de la hacienda, entre los que se destaca el cobre, se relacionaron de la siguiente manera:

Dada como los demás referido para su cumplimiento en los vienes y efectos siguientes: Primeramente las tierras de Mulaló, mita del dicho de San Marcos con las casas de Alto y Vajo, Capilla de lo mismo su huerta, calera y mineral de cobre según avalúos en diez y seis mil patacones (6).

De lo anterior se infiere que en la época colonial hubo también explotación de cobre, oro y cuarzo en territorio que en la actualidad corresponde al Municipio de Yumbo, además de caliza; aunque el oro y el cobre no se dieron en gran escala como en otras regiones.

El segundo viajero fue Felix Serret, un francés que vino a Colombia en dos oportunidades: la primera vez fue en el año 1892 en una misión de trabajo, haciendo parte de equipos de ingenieros que se ocuparon de la construcción del ferrocarril en la costa Atlántica; la segunda vez, vino en plan de visita y turismo entrando por Buenaventura el 21 de abril de 1911. En su partida de la ciudad de Cali, en viaje realizado en el vapor Sucre, por el río Cauca, este viajero nos regaló una extraordinaria descripción del paisaje de las tierras que bordeaban el rio Cauca desde Puerto Mallarino hasta el Paso de La Torre.

El tiempo era soberbio: al este y al oeste, las Cordilleras Central y Occidental entre las cuales se extiende el hermoso Valle de Cauca, recortaban sus finas y caprichosas dentaduras sobre el azul provenzal del cielo, ofreciendo en este día para nuestra admiración, un espectáculo verdaderamente magnifico del cual no habíamos gozado antes ni una sola vez... Yo no había podido ver un solo día el cielo sin una nube aquí o allá que lo manchara y en los meses de mayo y junio que pasan por ser los más bellos del año y durante los cuales había estado allí, lo que ciertamente no impide que me anticipe a decir que el clima de Cali, es uno de los más agradables de Colombia (7).

En su descripción Serret nos muestra la admiración que sentía por elpaisaje y el clima del valle geográfico de río Cauca, calificándolo de espectacular, y continúa su descripción agregando aspectos que incluían el relieve, la vegetación, la fauna y las gentes en su recorrido por el río Cauca, más exactamente en territorio yumbeño

Si las cordilleras ofrecían a lo lejos un espectáculo admirable, los paisajes que desfilaban ante nuestros ojos a cada lado de la rivera, no carecían de encanto pintoresco ni de grandeza. Aquí inmensas praderas naturales en donde pastaban en completa libertad manadas de bovinos; allí pantanos donde innumerables garzas mezclaban sus brillantes colores con los de las flores acuáticas, mientras alternaban los bosques todavía vírgenes, sin cambios bruscos, con plantaciones de caña de azúcar o de plátano, en medio de las cuales aparecían de repente rusticas viviendas, animales en sus alrededores por grupos de chicuelos, completamente desnudos, que jugaban todo el santo día con los perros, patos o cochinillos (8).

Esta es sin duda alguna, una descripción romántica de un ciudadano francés, que contrastaba la realidad europea con la realidad de un país como Colombia, al cual estaba llegando el impulso avasallador del "progreso" capitalista. En el siguiente fragmento se nota la influencia de Rousseau en su pensamiento, en lo que se refiere a la concepción del hombre natural:

Al ver este montón de chicuelos criándose solos, sin causar la menor molestia a nadie, mi pensamiento se trasladaba hacia nuestras familias obreras que pasan hoy día tantos trabajos para alimentar y criar a los suyos, y de una consideración a la otra, llegué a preguntarme si el progreso material, en el que somos tan fieros, es verdaderamente tan deseable como se pretende generalmente. He aquí porque me pregunto, al ver a estos negritos en las orillas del Cauca jugando desprevenidamente con los perros y con los pequeños cerdos, si no sería mejor para ellos y para los otros que no llegaran a conocer jamás nuestras modas carnavalescas, nuestra cocina complicada, nuestros licores adulterados, nuestros carros homicidas y toda aquella inútil hojalatería de nuestro lujo moderno, en una palabra, que no tuvieran otras necesidades a las que exige la naturaleza (9).

En el relato de Serret es frecuente la alusión a los pantanos que estaban a las orillas del río Cauca. Estos son las ciénagas y madreviejas que se formaban en la orilla izquierda del rio Cauca y que eran abundantes en Yumbo hasta aproximadamente mediados del siglo XX, cuando se construyeron jarillones en las orillas del río Cauca y con la posterior construcción de la represa de la Salvajina que regula el caudal del rio. Estas ciénagas y madreviejas fueron muy ricas en fauna: peces, garzas, patos y muchas otras especies animales propias de este tipo de ecosistemas.

Hacia las nueve y media, toda nuestra atención fue atraída de golpe por el vuelo de unas dos mil o tres mil garzas blancas que, al sentir la cercanía del vapor, levantaron el vuelo de entre el pantano que se extendía hasta perderse la vista a nuestra derecha (10).

De esta forma abordamos algunos aspectos de la geografía de Yumbo, haciendo uso de narraciones de los viajeros y de otros datos que se han obtenido de documentos históricos e información actual sobre el territorio que hoy comprende el Municipio de Yumbo. Aclarando que el paisaje geográfico y cultural del hasta aquí descrito se fue modificando en el transcurso del siglo XX debido a factores de la modernidad como los nuevos medios de transporte: navegación a vapor, ferrocarril del Pacifico, transporte automotriz y el asentamiento de industrias con fuerte inversión extranjera en el territorio del Municipio de Yumbo.

Por otra parte, la casona restaurada de lo que fue la gran Hacienda de Arroyohondo, está localizada en el municipio de Yumbo; adelante del crucero de la vía a Dapa, antigua carretera que de Cali conduce al casco urbano de Yumbo, en inmediaciones del río Arroyohondo. Este bien inmueble del patrimonio cultural pertenece a la Fundación Hispanoamericana Santiago de Cali y está al servicio del Colegio Hispanoamericano. Actualmente se construye un poco más al norte del río la nueva sede del Liceo Francés Paul Valery en cercanías del precioso paraje de las Mañanitas.

Fragmento tomado de Londoño, Luis Alberto. La hacienda de Arroyohondo. Patrimonio histórico y cultural de Yumbo y del Valle del Cauca. Cali: Litocolor Impresores, 2014.

 

REFERENCIAS

1 Holton, Isaac. La Nueva Granada: Veintitrés Meses en los Andes. Bogotá: Publicación del Banco de la Republica. Archivo Nacional de Economía Nacional, 1981, p. 551.

2 Ibíd., p. 551

3 Ibíd., p. 552

4 Ibíd., p. 552

5 Ibíd., p. 553

6 A.H.C. A.H.J.C. Inventario de Bienes de don Bartolomé de Caicedo. Orden o Caja 14, Legajo Documento 4. F.F.5,6,7

7 Serret, Felix. Viaje a Colombia 1911-1912. Bogotá: Biblioteca V Centenario Colcultura. Banco de la Republica, 1994, p. 75-76.

8 Ibíd., p. 76

9 Ibíd., p. 76

10 Ibíd., p. 80

 

                                                                                                 

                                                                

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Diseño y Desarrollo Web Colombia
Cali - Colombia

 

Saturday the 22nd. Custom text here.